Mujeres con un par…de calcetines

 Calcetines_PARACHANCLAS_Dia_de_la_mujer_02

 

Casi sin darnos cuenta, y ya ha llegado el Día de la Mujer al calendario.

Hace ya años me explicaron que este día recordaba el aniversario de una barbarie infringida a los trabajadores de una fábrica textil americana durante una huelga. Todas eran mujeres y el dueño prendió fuego a la fábrica… ¡con ellas dentro!

Pero va a ser que me acabo de enterar de que esta historia, a pesar de tener una parte de real, no está relacionado con la selección del día, ni con que haya un día dedicado a las mujeres. Es sólo una anécdota más de entre todas las barbaridades que se han perpetrado bajo cualquier nombre y bandera sobre el tan mal llamado “sexo débil”.

 Calcetines_PARACHANCLAS_Dia_de_la_mujer_01

Parece ser que el mérito de convertir esta celebración en una festividad internacional es de Clara Zetkin, líder del movimiento alemán de mujeres socialistas para lo que se inspiró en el Women’s Day de EEUU a favor del derecho a voto para las mujeres. La primera celebración del Día Internacional de la Mujer se produjo el 19 de marzo de 1911, y fue seguido en Austria, Alemania, Dinamarca y Suecia y tras unos años en el que se fue celebrando en fechas diferentes, según los países, en 1914, a propuesta de las feministas alemanas, se celebró por primera vez el 8 de marzo en Alemania, Suecia y Rusia.

Todo parece apuntar que esta fecha quedó fijada a partir del año 1917. Ese año, las mujeres rusas se amotinaron ante la falta de alimentos, dando inicio al proceso revolucionario que acabaría en el mes de octubre de ese mismo año con la caída de los zares. Esos sucesos fueron los que hicieron que el Día Internacional de la Mujer se pasara a celebrar, sin más cambios hasta la actualidad, el 8 de marzo.

Y hoy, prácticamente 100 años después, podemos permitirnos el lujo de no necesitar el permiso de nadie para trabajar o tener una cuenta en el banco, el de poder viajar sin autorización de nadie, registrarnos en una habitación de hotel con alguien que no sea nuestro marido, no pasar de casa de nuestros padres a casa de nuestros maridos e incluso de estudiar en la Universidad. Todavía falta mucho por hacer, pero paso a paso maduramos y crecemos en igualdad de oportunidades.

 Calcetines_PARACHANCLAS_Dia_de_la_mujer_04

Desde PARACHANCLAS! queremos sumarnos a las causas ya ganadas y a las que aún nos quedan pendientes de alcanzar. Sabemos que la esencia de una mujer no es ni más, ni por supuesto menos, que la esencia de cualquier otro ser humano. Que ser mujer es maravilloso siempre que se pueda crecer en libertades y en el respeto, que no importa la raza, la religión, ni el sexo de nacimiento, la moda, las costumbres y el idioma. A pesar, incluso, de las contradicciones tales como que la mayoría de las universitarias son mujeres mientras que la mayoría de los rectores son hombres, a pesar de que una minoría de mujeres son directivos o que a mismo trabajo peor salario, a pesar de que la inmensa mayoría de las mujeres que trabajan, son, además, pluriempleadas de ese tan alegre “ama de casa”, todavía quedan muchas mujeres que son vendidas por una cabra a sus futuros maridos, mujeres sin voz, sin voto, sin derechos, que pueden ser violadas impunemente, apedreadas según leyes inventadas por farsantes, mujeres que no tienen derecho a la educación ni a un nombre ni a una profesión.

Calcetines_PARACHANCLAS_Dia_de_la_mujer_03

Para todas ellas, para todas estas mujeres sombra, escondidas por los gobiernos y la insensibilidad general, queremos poner un poquito de voz y un pequeño grano de arena. Queremos reivindicar en este día que existen y que nosotros lo sabemos.

Cristina López San Segundo

No Comments