El origen de calcetines PARACHANCLAS!

Esta es nuestra historia de amor.

El puerto de Barcelona desde Montjuic en octubre

El puerto de Barcelona desde Montjuic en octubre

Todo comienza un día como hoy. Ahora mismo estoy tratando de sorprender a mi chica que se queja melancólica porque llega el invierno y tiene que dejar de utilizar sus chanclas, pero lo cierto es que son tan cómodas y ella se ve tan feliz y guapa con ellas que quiero encontrar la manera de que las pueda utilizar eternamente…Porque cuando te acostumbras a utilizar chancletas se genera cierta adicción y supone un esfuerzo físico y mental volver a esconder los pies en un zapato. Cada año se repite el ritual, acaba el verano, comienza el frío, los pies se quedan helados y el cerebro se resiste estoicamente a encerrar las chanclas en un armario.

Barcelona desde Montjuic con la primera versión del modelo Raval

Barcelona desde Montjuic con la primera versión del modelo Raval

Hace unos días, comiendo palomitas en el cine, recordé que los samuráis llevaban calcetines con una abertura para el dedo que encaja a la perfección con la tira de la sandalia. Se llaman Tabis y se usan con los zori, un calzado tradicional japonés que es como una chancla con la suela cuadrada. Me encantaría poder regalarle a mi chica unos calcetines así…Comienzo a patear la ciudad tratando de encontrar alguno que se les parezca. Yo no lo sé todavía y es que es de mañana y apenas he visitado tres tiendas pero de aquí a dos semanas, cuando haya consultado infinidad de lugares sin éxito alguno, descubriré que puedo hacer dos cosas: darme por vencido y no sorprenderla nunca o luchar por una idea.

Barcelona en octubre con el primer Raval verde

Barcelona en octubre con el primer Raval verde

El puerto de Barcelona y el Raval con el primer logo

El puerto de Barcelona y el Raval con el primer logo

Como soy un chico de ideas férreas voy a escoger la segunda e involucraré a mis amigos, a mi entorno y a mi región en ello. No es fácil, queremos hacer un producto local pensado y producido en Barcelona pero con visión global. Durante noches y fines de semana enteros nos sentamos a diseñar los modelos, hacemos pruebas con distintos materiales en el telar de nuestro artesano, combinamos colores y formas y daremos lo mejor de nosotros mismos. Porque lo bueno es más bueno si se comparte, el regalo para ella será también para tantos otros y otras que desean y creen que la moda no la imprime solo una estación del año sino la gente que la viste. Así que nena, 5 años después de que te dijera, ahora vengo y verás que voy a sorprenderte.

Aquí me tienes, te traigo tus PARACHANCLAS!

Sobre el autor  ⁄ Emmanuel Alvarez Sánchez

No Comments